Osteopatía Infantil

 

La osteopatía infantil está especialmente indicada para los niños y los bebés desde su 1ª semana de vida. En la etapa de formación, cuando todas sus estructuras están en pleno crecimiento, la osteopatía puede ayudar de forma notable a este desarrollo resolviendo muchos trastornos infantiles y ayudando al cuerpo a “corregir” ciertas desviaciones con mucha suavidad. Aunque algunos padres sienten recelo a llevar a su hijo de tan solo unas semanas de vida a un osteópata, esto desaparece completamente después de una primera cita, ya que comprueban que la intervención del técnico es muy sutil, nada agresiva y con profundo respeto hacia cuerpo y mente del niño.
Además, se pide el apoyo y la colaboración de los padres, manteniéndoles siempre informados sobre el trabajo que se va a desarrollar con sus hijos.